Templo Oración

En el Templo de Oración, Luz, Paz y Energía, los hermanos de la Orden del Temple oran para ayudar a todo aquel que lo solicite ante cualquier situación personal y/o colectiva.

Donaciones

Como Organización sin ánimo de lucro y de base religiosa, aceptamos donaciones que puedan hacer que nuestra labor continúe diariamente al servicio del Cristo.
(En muchos países este tipo de donaciones tienen deducciones fiscales).

Información Usuario

IP Address
3.239.11.178
United States United States
Explorador
Unknown Unknown
Sistema Operativo
Unknown Unknown

Su Hora

Música

module by Inspiration
Actitud Clave Para Un Templario: Comprometerse (VII)
Publicaciones Orden de Sion - Reflexiones Espirituales
Escrito por Yo Soy   
Martes, 17 de Enero de 2012 00:00

El riesgo que asumimos en la oscuridad parcial de nuestras elecciones, nos coloca en un estado de desposesión, de inseguridad y de osadía, que es el panorama de las grandes acciones. Una vez experimentada esta estructura trágica de la acción, ya no es posible seguir confundiendo compromiso y aislamiento. Los fanáticos le reprochan al ser vacilante, porque se niega a divinizar lo relativo y honra la vigilancia. Los políticos le reprochan ser intratable porque no olvida sus referencias absolutas. La valentía, es aceptar esta posición incómoda y no renunciar a ella por las blandas praderas del idealismo y la dialéctica.

La estructura trágica de la acción, nos invita a una renuncia dolorosa: Dejemos de transitar por los caminos de las fáciles disyuntivas, la cual excluye unas dimensiones de lo real, mientras que magnifica otras, pasando por alto cualquier intento de concialiación con la realidad personal y social.

En nuestros días se reclama la necesidad de retornar a una militancia ya perdida, y que ha encontrado en el voluntariado a su último enemigo, ya que éste habría echado agua al vino del compromiso, propiciando mediocridades comparsas del sistema. En términos militantes, habría que seguir afirmando , que la lucha continúa y la hora de la liberación se acerca, pero aún no ha llegado.

El compromiso solidario no está reñido con el cuidado ni la ternura, ni vive el “tiempo perdido” como tiempo que necesariamente cae por la borda de los ideales. Necesitamos incorporar más sentido común a nuestras prácticas, mayor conciencia de cuál es nuestro tamaño y nuestra medida, para no querer ser más que nadie y no obligar a nadie, a que sea lo que nunca podrá ni deberá ser.

(continuará)

Copyright. Todos los derechos reservados. Orden de Sión

 
USER MENU