Templo Oración

En el Templo de Oración, Luz, Paz y Energía, los hermanos de la Orden del Temple oran para ayudar a todo aquel que lo solicite ante cualquier situación personal y/o colectiva.

Donaciones

Como Organización sin ánimo de lucro y de base religiosa, aceptamos donaciones que puedan hacer que nuestra labor continúe diariamente al servicio del Cristo.
(En muchos países este tipo de donaciones tienen deducciones fiscales).

Información Usuario

IP Address
3.231.228.109
United States United States
Explorador
Unknown Unknown
Sistema Operativo
Unknown Unknown

Su Hora

Música

module by Inspiration

Recommended service:
dating information
La Orden del Temple se dirige a los jóvenes
Publicaciones Orden del Temple - Avisos
Escrito por María de Aquitania   
Viernes, 07 de Enero de 2011 00:00

Autor: M.C.R.

A los Jóvenes

Yo, como vosotros viví, viví rápido, muy deprisa, y aún hoy necesito sentirme vivo. Hay algo en la Juventud que sabe que vivir no es sobrevivir, sino vivir de forma que merezca la pena.

Adolescente significa literalmente “adolecer de ciencia”; es decir, “irresponsable”, carente de discernimiento propio. Hace referencia a un momento de necesidad de tutela de la sociedad: Padres, Maestros, autoridades por la excesiva debilidad de las personas a esa edad. Es un segmento de edad entre los 12-16 años aproximadamente.

La Juventud es lo que sigue a la adolescencia, y en teoría al menos, debería ser lo contrario: EXCESO DE CIENCIA, el joven es el que se descubre individuo, quiere aportar, conquistar, se asumen ideologías, valores, IDEALES, SUEÑOS y tanto así que muchas veces caemos en excesiva radicalidad…….pero es el momento de las grandes proezas, de viajar por el Mundo, proclamar revoluciones, equivocarse arriesgando.

¿Hasta cuando los Templarios vamos a ser una camiseta para ti, o un cómic, o quizá un fetiche al que te gusta mirar de vez en cuando para recordarte que alguien sí, vivió por ti?

Vivimos una momento en que la realidad parece una repetición tediosa, una indiferencia sin aspavientos, la certeza más allá del fortín de lo azaroso..

En nuestros días Aventura es el nombre de un género literario. La madurez ha cercenado las aristas de una sensibilidad adolescente que todo lo vivía como extrañeza.

Hemos ido cumplimentando las arrugas de nuestro rostro como una esfinge de pacotilla, adherida al espejo del aseo cotidiano. Trocamos la carcajada en sonrisa , y ésta en tic social .

En el páramo rutinario de nuestra adultez no medra la insolencia,ni la sublimidad hirsuta de los dioses, sólo el aplacado afán de la componenda, la voracidad opaca de nuestra entrega. La domesticidad de pasados ensueños genera ecos de oscuros suicidios que se amortiguan en el murmullo de la ciudad.

Parece que te ha tocado vivir en el Paraíso de todas las utopías realizadas; todo parece haber sido liberado: Liberación de la Mujer, liberación sexual, liberación del niño, del animal, de las fuerzas productivas, liberación política. Cuando todo ha sido liberado y todas las metas realizadas han quedado ya detrás de nosotros sólo parece que podemos simular que seguimos acelerando, pero sabes perfectamente, como yo, que sólo aceleramos en el vacío. La vida parece no tener más sentido que un sueldo, o un videojuego.

Cuando nos regalan la Verdad, nos quedamos sin camino, cuando nos liberan a golpe de decreto o subvención nos dejan sin lucha.

Un lenguaje enfermo designa a un pensamiento enfermo, y éste conforma un Mundo enfermo como el que estamos viviendo.

En el Temple siempre supimos todo esto, y no queremos liberaciones ficticias, ni regalos envenenados que nos duerman, vivimos la vida como protagonistas y ejecutores de un Plan que nació en la noche de los Tiempos, y estamos convocando a una nueva Cruzada por lo mejor del Hombre y la Mujer, sí, no estás en un juego de ordenador aunque nos dirijamos a ti por Internet, esta Cruzada se convoca virtualmente pero se vive realmente, cara a cara.

Nuestro camino es el conocimiento de uno mismo, de nuestra Alma, de nuestro Espíritu…

¿Te conoces a Ti Mismo?.

Este conocimiento de sí mismo no es una operación de individualización, no es una simplificación de la realidad, no es una clasificación y taxonomía del ser humano.

Es una operación de enigmación, de liberación de los conceptos que nos definen, reducen y explican para convertirnos en enigmas luminosos, descubrir un viaje que no queremos hacer en falso porque no tiene fin.

Debemos pertrecharnos con la audacia del explorador de mundos ignotos, porque somos un mundo ignoto, arrullarnos sin miedo con el inquietante subsuelo de lo irracional, el límite cómo correlato de nuestro inquirir.

Hay que dejar llegar la breve aurora del germinar lento de las palabras en el silencio, ir anegándose por la paz que proviene de sentirse al descubierto y en sí mismo, el ser emergiendo, desde las fuentes originarias, comienza a temblar, aletea, palpita hecho vida, empieza a abrirse la inteligencia.

Es entonces cuando percibimos nuestra Alma, una nave cósmica.

Creo que para nosotros los Templarios, es el concepto de estabilidad en la navegación el que más nos puede ayudar a entender como podemos usar esta virtud en el desarrollo discipular.

Nuestra Alma es evidentemente la nave, una nave a la cual le ha tocado atravesar las oscuras y frías aguas de una Edad Media que va a tratar de derribarla por tierra, mar y aire, ya que es una nave pequeña en comparación con la inmensidad de las aguas y la orilla está tan LEJANA…

Esa nave necesita la estabilidad más que ninguna otra característica, no por la inestabilidad de su empresa, sino por la fuerza de los elementos en contra. Dicen que el secreto de la estabilidad de las naves es curiosamente tener lo más alto posible su centro de gravedad, lo suficientemente por encima de la línea de flotación.

Podríamos relacionar ese centro de gravedad alto con la conciencia. Con la necesidad, de tener la conciencia en lo que no tiene sustancia, en aquello que reside en lo alto, la elevación de la conciencia por encima de la contingencia, de las urgencias de la personalidad, es la primera clave de la estabilidad de nuestra Nave, ya que su destino está en la estrellas.

¿Cómo alcanzar una estrella en Barco?. Ese es uno de los enigmas que sólo aprenderás en el Temple, mi joven amigo…

En segundo lugar, la estabilidad tiene que ver con una actitud de firmeza interior que se manifiesta en la estabilidad exterior. Firmeza interior para estar siempre en el puesto, para no moverse de él, a pesar de los problemas personales, laborales y familiares, de manera que la confianza en la estabilidad de un hermano de la nave, da la suficiente confianza y a la vez sentido de la responsabilidad para no abandonar el puesto, para seguir remando en su puesto, hacia las nubes.

En tercer lugar, junto a la elevación y la firmeza, la estabilidad tiene que ver con la convivencia fraterna, con la alegría de ser Templario, la pertenencia a una tripulación que no es para cualquiera, no por que se cierre en sí misma, sino porque se dedica a algo que aunque está abierto a todos muy pocos permanecen: El Servicio permanente allí dónde se nos necesite.

Años de carbón, fuego, martillo, yunque y agua, hacen que la nave vaya viento en Popa y nos une en ese estar vivos en las Fraguas donde se despertó nuestro Espíritu, por el repiqueteo del hierro contra el hierro.

Convivencia fraterna porque somos soporte de la memoria honrada hecha en casco de milicia, dónde son hermanos el estudiante y el obrero, el intelectual y el campesino, el comercial y el emprendedor, unidos en la empresa de navegar hacia arriba.

La estabilidad es la conjunción de la elevación de la conciencia, la firmeza interior la alegría de servir y la convivencia fraterna, junto a un Ideal de elevación que nos va cambiando y su llave es el trabajo sostenido en la Devoción, la Investigación y el Servicio.

Mantenerse en el puesto requiere un constante cambio interior y exterior, porque la permanencia es consecuencia del cambio en sentido de evolución, y de esta paradoja es consecuencia la estabilidad.

¡Evolucionemos para ser estables, avancemos para ser estables, cambiemos para permanecer !.

¡Ir cada vez más lejos sin moverse del sitio, es lo que permite a una nave volar! ¡Volemos !.

Es en ese vuelo por encima de nosotros mismos, por encima de nuestras pequeñeces, en ese ver el mundo desde arriba, cuando percibimos a ese Dios del que tanto te han hablado, pero del que sólo entenderás cuando tú mismo lo vivas, porque vive dentro de ti, y sólo insisten en que lo busques justo dónde no está: fuera….no porque no esté en todas partes, sino porque no podemos conocerle desde fuera de nosotros mismos.

¿Sabes porqué estoy tan seguro de que podemos conocerle?.

Porque conozco a Su Hijo único, un joven como tú y como yo, y que vino a presentárnoslo.

No hacen falta grandes cosas para conocerle, Él viene a ti ahora y está pegando a tu puerta, por eso quizá no te lo crees, no estamos acostumbrados a que las grandes cosas se den gratis, pero tal vez si te quedes al concierto termines comprando todos sus discos. Engancha…

Come, bebe y ríe como nosotros, le revientan los hipócritas, como a nosotros… y se le ve en fiestas, incluso en “bullas” como aquella con los mercaderes del Templo, Su primer Santo fue un ladrón (Dimas) y Su primer traidor, un apóstol…Judas.

Te puedes imaginar por esto último que nunca se fía de las apariencias, sino del corazón, no suena esto, claro…

Está más cerca de ti que de mí, porque tú no le conoces, y yo sí…..tu soledad y desorientación son un imán para Él, es de dónde se le necesita…

Por eso en el fondo estoy aquí escribiéndote esto, porque sólo ocupándome y preocupándome de Ti consigo estar cerca suyo, a los Suyos se nos aparece en forma de prójimo, de manera que dirigiéndome a ti me dirijo a Él, ¡Fíjate! Eres tan necesario para mí, como yo, creo, para Ti.

Si quieres seguirle…¡Prepárate! ¡Vas a saber lo que es dormir fuera de casa, ir de país en país, conocer gente, ayudar a necesitados, irte de tu casa, no vas a parar de moverte por dentro y por fuera, te aseguro que se te va a acabar la insipidez y el tedio, también vendrán otros problemas, pero ya serás otro, serás un Caballero, como esos que te miran desde tu estantería.

Conocimiento de ti mismo. Conocimiento de tu Alma, elevación de la conciencia, convivencia Fraterna, alegría…¡Esto es lo que te espera en la Orden del Temple!.

Non Nobis

Circulo de Reunión Templaria de Madrid

Orden del Temple +++

Copyrigtr. Todos los derechos reservados. Orden del Temple.