Templo Oración

En el Templo de Oración, Luz, Paz y Energía, los hermanos de la Orden del Temple oran para ayudar a todo aquel que lo solicite ante cualquier situación personal y/o colectiva.

Donaciones

Como Organización sin ánimo de lucro y de base religiosa, aceptamos donaciones que puedan hacer que nuestra labor continúe diariamente al servicio del Cristo.
(En muchos países este tipo de donaciones tienen deducciones fiscales).

Información Usuario

IP Address
44.220.44.148
United States United States
Explorador
Unknown Unknown
Sistema Operativo
Unknown Unknown

Su Hora

Música

module by Inspiration
Posibles Casos De Derecho Penal Y Civil En La Biblia (II)
Publicaciones Orden de Sion - Reflexiones Espirituales
Escrito por María de Aquitania   
Lunes, 27 de Mayo de 2013 00:00

Autor: Hno. A.L.+

Si analizamos conjuntamente el Antiguo y el Nuevo Testamento, a la implacable Ley de Moisés, se opone el gran AMOR de Jesucristo hacia las personas, llegando a la conclusión, hermanos, que el Dios del Antiguo Testamento es el opuesto al del Nuevo Testamento y el posible enlace entre uno y otro, la encontramos en todos los profetas del Antiguo Testamento.


Si utilizásemos la jerga actual, podríamos decir que la Ley es de Moisés y que los Evangelios serían LOS REGLAMENTOS que desarrollan la Ley.

Hermanos, ya con toda la información, entramos de lleno a analizar el tema de la mujer adúltera, (Juan 8,1-11), leyendo ese pasaje, cuando los escribas y fariseos pre sentan a Jesús a la mujer adultera para ejecutar por apedreamiento. Jesús antes de responder, llegó a inclinarse hasta dos veces para escribir en el suelo unas enigmáticas frases. ¿Qué es lo que pudo Jesús poner en esos escritos?.

Lógicamente, hermanos, yo desconozco lo que pudo escribir; hasta la fecha, ni he leído, ni se si el Vaticano con su gran cantidad de Doctores en Teología se han pronunciado al respecto, pero lo lógico es que este escrito fuera dirigido al Padre Celestial.

Cuando le presentan a la mujer adúltera, Jesús era conocedor de la Ley de Moisés expuesta anteriormente en Levítico 20. Los escribas y fariseos cumplían con la Ley de Moisés; Jesús también la conocía, entonces…..¿Por

qué Jesús actuó de esa manera?.

A mi modo de entender, Jesús, en toda su vida evangélica, estuvo defendiendo a los humildes, a los pobres desgraciados, fuera el día de la semana que fuera. Como podemos recordar, casi todos los ataques a Jesús por parte de los fariseos se producían en sábado, que según la Ley de Moisés, no se podía hacer nada. Pero Jesús, anteponía las personas a la Ley. Podríamos decir lo siguiente:

a).- Para los fariseos, las personas debían de ajustarse a la Ley.

b).- Para Jesucristo, es la Ley la que tiene que ajustarse a las personas;                                        leamos lo que más arriba se dice en Juan 1,17.

Y ahora, ya toca intentar “a conocer lo que pudo Jesús escribir en el suelo” recordando que lo hizo dos veces.

1ª escritura.-

Jesús propone al Padre la derrogación de esa terrible ley.

2ª escritura.-

Jesús espera la contestación del Padre y Éste le dice que redacte una nueva Ley. Entonces Jesús vuelve a inclinarse, redactando una nueva Ley con un contenido lleno de AMOR, DE PERDON, DE HUMILDAD….

Y una vez obtenido el Vº Bº del Padre Celestial, es cuando se dirige a los escribas, fariseos, y resto de la comitiva y les dice: “El que esté libre de pecado, que arroje la primera piedra”. Y ya sabemos lo que ocurrió.

(continuará)

Orden de Sión+++

 
USER MENU