Templo Oración

En el Templo de Oración, Luz, Paz y Energía, los hermanos de la Orden del Temple oran para ayudar a todo aquel que lo solicite ante cualquier situación personal y/o colectiva.

Donaciones

Como Organización sin ánimo de lucro y de base religiosa, aceptamos donaciones que puedan hacer que nuestra labor continúe diariamente al servicio del Cristo.
(En muchos países este tipo de donaciones tienen deducciones fiscales).

Información Usuario

IP Address
3.239.11.178
United States United States
Explorador
Unknown Unknown
Sistema Operativo
Unknown Unknown

Su Hora

Música

module by Inspiration
Dos escuelas. La del bien y la del mal (IV)
Publicaciones Orden de Sion - Reflexiones Espirituales
Escrito por Sion de Bouillon   
Martes, 12 de Febrero de 2013 00:00

Conviene  recordar,  que  lo  que  es  un  mal  para  algunos  puede  ser  un  bien  para  otros. Nos  ayudará  mucho.  Si  comprendemos  que  el  mal  no  es  algo  absoluto,  que  es  incluso  muy  relativo,  os  será  más  fácil  soportarlo,  y  poco a  poco  constataréis  que  lo  que  antes  os  hacía  sufrir,  ahora  os  deja  indiferentes. Podríais  pensar: “¡Tanto  mejor,  el  Cielo  me  libera!”.  Cuantos  Iniciados  se  han  dado  cuenta  de  que  todas  las  pérdidas  que  habían  atravesado,  no  servían  en  realidad  más  que  para  su  liberación.


Por  la  luz de  la  comprensión, de  la  noche a  la  mañana,  el  mal   puede  ser  transformado  en  bien,  mientras  que  si  no  se  le  comprende  y  no  se  le  utiliza,  sigue  siendo  un  mal.  Si  en  el  plano  físico  los  humanos  han  llegado  a  utilizar  las  fuerzas  de  la  naturaleza,  el  viento,  las  cascadas,  las  mareas, deben  poder  llegar  a  ello  también  en  el  terreno  psíquico. No  es  más  que  una  cuestión  de  actitud. No  hay  que  luchar, esto  es  esencial  comprenderlo.

Los  ocultistas que  quisieron  atacar  al  mal, que  verdaderamente  declararon  la  guerra  al  mal,  murieron  por  ello.  Se  aventuraron  solos  contra  el  mal  y  fatalmente  fueron  triturados  por  él. No  digo  que  un  Iniciado  no  deba  luchar  contra  el  mal,  pero  primero  debe  prepararse  durante  largo  tiempo  y  purificarse  para  permitir  que  el  Señor  se  instale  en él  con  el  fin  de  que  Él  pueda  manifestarse  a  través  suyo con  toda  Su  potencia. Sólo  Dios,  Él  mismo,  puede  aniquilar  el  mal.  Nosotros  no  tenemos  ni  la  talla,  ni  la  envergadura,  ni  la  potencia,  ni  los  métodos  para  hacerlo. En  el  Apocalipsis, se  dice  que  el  Arcángel  san   Miguel,  a  pesar  de  su  poder,  no  va  a  aniquilar  el  mal, sino  que  solamente  lo  inmoviliza, ¿cómo  nosotros  pobres  infelices,  lo  conseguiríamos?.

El  mal  es  como  una  fuerza  desorganizada  que  atormenta   al  hombre  porque  éste  no  tiene  todavía  la  posibilidad  de  dominarlo  y  de  utilizarlo;  pero  el  discípulo  se  vuelve  poco  a  poco  dueño de  todas  las  situaciones   si  toma  conciencia  y  comprende  que  lo  que  considera  en  general  como  un  mal  puede  servirle  para  su  avance  espiritual.  Puesto  que  jamás  se  puede  llegar  a  vencer  el  mal,  hay  que  sustituir  de  ahora  en  adelante  las  palabras “combatir,  matar,  desenraizar,  extirpar”,  expresión  de  conceptos  erróneos,  por  otras  palabras  como  “aprisionar,  asimilar, canalizar,  orientar,  sublimar, utilizar”,  que  expresan  un  concepto   más  avanzado,  más  espiritual.

Cuando  estéis  tentados  de  considerar  un  acontecimiento  como  un  mal,  plantearos  la  siguiente  pregunta: “¿Es  acaso  verdaderamente  un  mal?. ¿O  es  más  bien  un bien  camuflado?”.


Mientras que  no  os  planteéis  esta  pregunta,  vais  a  luchar  o  rebelaros y  no  os  beneficiaréis  de  este  mal  que  es, en realidad,  un  bien  que  no  habéis  sabido   ver.  Raras  veces  los  humanos  saben  discernir  lo  que  es  bueno  o  malo  para  ellos. ¡Cuántas  veces  acostumbra  a  considerar  como  buenas  muchas  cosas   que,  en  realidad,  son   verdaderos  peligros!. ¡Cuántos   éxitos  no  han  servido  más  que  para  arrastrar  a  ciertas  personas  a  la  catástrofe!. Y  por  el  contrario,  cuántos  obstáculos  y  fracasos se  han  convertido  en  las  verdaderas  causas  de   un  triunfo  futuro  para  aquellos  que  han  sabido  realizarlos.

N.N.D.


Copyright. Orden de Sión+++

 
USER MENU