Templo Oración

En el Templo de Oración, Luz, Paz y Energía, los hermanos de la Orden del Temple oran para ayudar a todo aquel que lo solicite ante cualquier situación personal y/o colectiva.

Donaciones

Como Organización sin ánimo de lucro y de base religiosa, aceptamos donaciones que puedan hacer que nuestra labor continúe diariamente al servicio del Cristo.
(En muchos países este tipo de donaciones tienen deducciones fiscales).

Información Usuario

IP Address
3.238.116.201
United States United States
Explorador
Unknown Unknown
Sistema Operativo
Unknown Unknown

Su Hora

Música

module by Inspiration
Dos escuelas. La del bien y la del mal (III)
Publicaciones Orden de Sion - Reflexiones Espirituales
Escrito por Sion de Bouillon   
Lunes, 11 de Febrero de 2013 00:00

Ciertos  animales   resisten  extraordinariamente  el  fuego,  otros  el  frío,  otros  el  veneno,  otros  la  privación  de  alimento. Otros  no  mueren  ni  siquiera  cuando  se  corta  su  cuerpo  en  dos......Las  ideas  que  los  hombres  se  han  forjado  a  propósito  del  mal  son  sus  propias  ideas,  pero  no  son  universalmente  válidas. Y  esto  es  lo  que  hay  que  entender:  Son  nuestras  ideas,  nuestras  concepciones,  pero  existen  otras  criaturas  que  se  pronuncian  diferentemente  a  propósito  del  mal,  porque  han  llegado  a  un  grado  de  evolución  en  el  que  saben  utilizarlo.

Si   viertes  agua  en  el  estómago, todo  va  bien,  pero  si  la  viertes  en  los  pulmones,  entonces  tenemos  problemas. También  si se  hace  entrar  aire  en  los  pulmones,  todo  va  bien,  pero  si  lo  hacemos  en  el  estómago,  entonces  se  complica.  La  conclusión  que  hay  que  sacar  es  que  lo  que  es  un  bien  en  un  lugar  puede  ser  un  mal  en  otro.

A aquél  que  tiene  los  ojos  enfermos,  la  luz  le hace  daño:  La  luz,  pues  también  puede  ser  buena  o  mala  según  las personas.  Esto  demuestra  que  los humanos  no  pueden  saber  lo  que  es  el  mal en  tanto  lo  juzgan  según  sus  debilidades  e  imperfecciones. Cuando  se  hayan  acercado  a  la  perfección, cambiarán  de  opinión. Por  eso  la  opinión  de  la  gente  corriente  sobre el  mal  es  diferente  de  la  opinión  de  los  Iniciados y  de  los  sabios; más  allá  de  este  aspecto  terrorífico que  da  miedo a  los  débiles,  los  Iniciados  saben  encontrar  en  el  mal  una  fuerza  benéfica,  un amigo  incluso.

Además  la  mejor  manera  de  debilitarse  esta  en  ver  el  mal  como  un  enemigo. Cuando  tengamos  un  problema,  tenemos  que  aprender  a  considerarlo  como  una  base,  como  un  punto  de  apoyo  sólido y  resistente  para el  trabajo.  No  debemos  pedir  que  nuestra  vida  sea  lisa,  y   que  carezca  de  sufrimientos,  de  inconvenientes....de  penas,  de  enemigos,  porque  no  tendremos  nada  a  lo  que  agarrarnos  para  subir. Si  nos  concedieran  todo  lo  que  pedimos:  Una  vida  fácil,  tranquila,  con placeres  y  dinero,  interiormente  no  quedará  pronto  nada  de  nosotros. ¡Afortunadamente  el  Cielo no  responde!.  La  mayoría  pide  vivir  en  la  facilidad  y  en  la  opulencia  sin  saber  que, en  realidad,  es  su  infelicidad  lo  que  están  pidiendo.

Puesto  que  el  mal  representa  fuerzas  y  materiales  de una  potencia  explosiva  que  no  se  ha  conseguido  todavía  amaestrar,  hay  que  decirse  que  existe  siempre  la  posibilidad   de  alcanzar  un  grado  superior  en  el  que  se  conseguirá. Mientras  una  cosa  nos  sobrepase,  ésta  puede  convertirse  en  un  mal  para  nosotros. Por  consiguiente  somos  nosotros  quienes  debemos  perfeccionarnos  hasta  alcanzar  este  grado  superior  que  nos  permitirá  estar  por  encima  del  mal  para  transformar en  bien.

Si  los  humanos  no  tienen  concepciones  correctas  en  cuanto  al  bien  y  al  mal,  es  porque  han  dejado  de  lado  el  verdadero  problema o  ignoran  que  lo  que  es  malo  para  algunos  puede  ser  bueno  para  otros. Por  lo  tanto,  si  el  discípulo sabe  cómo  reforzarse  y  profundizar  en  la  compresión  de  las  cosas,  el  mal  que  arrasa,  envenena  o  aniquila  a  los  demás,  le  volverá  a  él más   agraciado,  más  noble  y  mejorará  su  salud. No  hay, pues,  que  luchar  contra  el  mal,  sino  reforzarse  para  resistirlo. Contra  la  lluvia,  la  nieve,  la  tempestad, ¿qué  hacemos?  Se   ocupa  uno  de  revisar  el  aislamiento,  calefacción  de  la  casa.....Si  se  sabe  lo  que  hay  que  hacer  en  el  plano  material,  pero  en  la  vida  interior  se  actúa  como  un  ignorante:  Se  quiere  suprimir  el  mal. ¿Por  qué  luchar  contra  el  mal  en  lugar  de  ocuparse  sólo  en  fortalecerse  para  comprender  y  actuar  mejor?. No  se  puede  negar  que  el  mal  existe,  pero  si  comprendemos  que  somos  nosotros  mismos  quienes  lo  hemos  alimentado y  modificamos  después  nuestras  ideas  sobre  él,  podemos  debilitarlo,  disgregarlo  o  utilizarlo.


(continuará)


Copyright. Orden de Sión+++

 
USER MENU