Templo Oración

En el Templo de Oración, Luz, Paz y Energía, los hermanos de la Orden del Temple oran para ayudar a todo aquel que lo solicite ante cualquier situación personal y/o colectiva.

Donaciones

Como Organización sin ánimo de lucro y de base religiosa, aceptamos donaciones que puedan hacer que nuestra labor continúe diariamente al servicio del Cristo.
(En muchos países este tipo de donaciones tienen deducciones fiscales).

Información Usuario

IP Address
3.238.116.201
United States United States
Explorador
Unknown Unknown
Sistema Operativo
Unknown Unknown

Su Hora

Música

module by Inspiration
Dos escuelas. La del bien y la del mal (II)
Publicaciones Orden de Sion - Reflexiones Espirituales
Escrito por Sion de Bouillon   
Jueves, 07 de Febrero de 2013 00:00

Sentimos   el  mal  como  una  fuerza  hostil.  En  realidad  ésta  no  tiene  ninguna  hostilidad con  respecto  a  nosotros; lo  que  ocurre  es  que  todo  lo  que  no  nos  conviene  nos  parece hostil. ¿Cómo  no  considerar  hostiles  a  elementos  que  nos  paralizan  o  nos  envenenan?.


Todo  lo que  no  vibra  en  armonía  con   nosotros,  todo  lo que  nos  cierra  el  camino y  ensombrece  o  estorba  nuestra  conciencia,  se  nos  presenta  como  un  enemigo, lo  cual  es  normal. Pero si  esta  situación  llegamos  a  transformarla,  este  elemento  se  convertirá  en  una  fuerza  para nosotros.


Podemos  remontarnos  al  principio  de  la  civilización,  y  vemos  como  el  fuego,  el  rayo,  el  agua  y  viento  eran  los  enemigos  del  hombre,  el  cual  luchaba  contra  ellos  y  moría  en  la  pelea. El  día   que  empezó  a  dominar  todas  estas  fuerzas,  comprendió  que  no  eran  sus  enemigos  sino  sólo  cuando  no  sabía  controlarlas  para  su  utilización. Entonces, ¿por qué  no  comprender  que  se  puede  hacer  lo  mismo  con  otras  fuerzas  en  la  vida?. En  realidad  el  mal  encarna  fuerzas  muy  poderosas  con  las  que  no  sabemos  canalizarlas. Y,  evidentemente,  todo  lo  que  no  sabemos  utilizar  resulta  nocivo  para  nosotros. La  electricidad  nos  presenta  uno  de  los  mejores  ejemplos  de  lo  que  el hombre  puede hacer para  canalizar  lo  que,  en  estado  bruto,  les  destruiría  instantáneamente. Actualmente  se  ha  logrado  dominar  y  sacarle  un  provecho.

Por  tanto,  estudiando  las  fuerzas  que  solemos  considerar  como  malas  nos  damos  cuenta  de  que  no lo  son, pues  en  la  naturaleza  el  mal  no  existe.

Tendríamos  que  reflexionar  sobre  lo  que  hace  la  Tierra,  a  la  que  se  le  echa  todo  tipo  de  suciedades,  todo  tipo  de  deshechos  y  ella   los  recibe  como  una  materia  preciosa  que  transforma  en  plantas,  flores y en  frutos. Y  el  carbón ¿cómo  se  ha  convertido  en  carbón?.....¿Y el  petróleo?.......¿Y  las  piedras  preciosas?.......Entonces,  si  la  Tierra  y  ciertos  Iniciados  poseen esta  sabiduría, si  Dios  también  posee  esta  sabiduría  puesto  que Él  no  quiere  destruir  el  mal,  ¿por qué  no  intentar  poseerla  también  nosotros?.


Desde  hace  millares  de  años  los  humanos  suplican: “Señor  Dios, ¡aniquila el  mal¡” Pero  Dios se  rasca  la  cabeza,  sonríe  y  dice:”¡Pobres!. Cuando  comprendan  que  el  mal  es  necesario, dejarán  de  suplicar”. Pero,  hasta  entonces, ¡cuantas  oraciones!. Se  debe  rezar,  claro que  sí,  pero  he  aquí lo  que  se  debe  pedir: “Señor Dios,  enséñame  como  has  creado  el  mundo,  cómo  entiendes  Tú  las  cosas......dame  este  entendimiento,  esta  sabiduría,  esta  inteligencia  para  que  pueda,  como  Tú,  estar  por  encima  del  mal,  con  el  fin  de  que  no  me  alcance,  sino  que   sea  capaz  de  servirme  de  él  para  realizar  grandes  cosas”.


(continuará)


Copyright. Orden de Sión+++

 
USER MENU