Templo Oración

En el Templo de Oración, Luz, Paz y Energía, los hermanos de la Orden del Temple oran para ayudar a todo aquel que lo solicite ante cualquier situación personal y/o colectiva.

Donaciones

Como Organización sin ánimo de lucro y de base religiosa, aceptamos donaciones que puedan hacer que nuestra labor continúe diariamente al servicio del Cristo.
(En muchos países este tipo de donaciones tienen deducciones fiscales).

Información Usuario

IP Address
3.239.11.178
United States United States
Explorador
Unknown Unknown
Sistema Operativo
Unknown Unknown

Su Hora

Música

module by Inspiration
Dos escuelas. La del bien y la del mal
Publicaciones Orden de Sion - Reflexiones Espirituales
Escrito por Sion de Bouillon   
Miércoles, 06 de Febrero de 2013 00:00

En  la  escuela  del  bien se  aconseja  echar  fuera  todo  lo  que  es  malo  con  la  esperanza  de  que  al  actuar  así  uno  se  salvará. En  la  escuela  del  mal se  lucha  contra  el  bien  imaginándose  que  se  llegará  a  aniquilarlo. En  realidad, existe  una  escuela  superior,  muy  por  encima  de  las  del  bien y del  mal, porque sabe  utilizar  las  dos: Se  sirve  del  mal,  pero  a  dosis  homeopáticas,  para  llegar  a  realizaciones  formidables; no  se  desprende  de  nada  sino  que enseña  que  si  el  mal   existe,  es  porque  Dios  permite  su  existencia,  de  no  ser  así,  habría  desaparecido  hace  tiempo.

Si,  si  el  mal  existe  es  porque  Dios  acepta  su  existencia; de  no  ser  así  habría  que  admitir  que  Él  no  consigue   vencer  a  un  enemigo  que  le  supera,  y  que  por  lo  tanto  no es  el Maestro  Todopoderoso  que  gobierna  el  Universo. Si  algo  en  la  Creación  le  hace  frente, ¿quién  lo  ha  creado?, ¿otro  Dios  más poderoso  que  Él?....  .Eso  es, lo que  los  humanos han  creído  muchas  veces.  Se  decían: “Pero, ¿quién  es  este Dios  que  no  es  completamente suficiente?. No  lo  sabe  todo,  no  sabe  ni  profetizar ni  hacer milagros,  mientras  que  el  Otro  es  capaz  de  ello....¡vayamos  pues  hacia  él”. De  alguna  forma  razonaban  bien. ¿Por qué  ir  a  servir  a  un  Dios  incapaz,  impotente,  cuando  todo  los   conocimientos  y  todos  los  dones  vienen  de  su  adversario,  el  Diablo? Y ¡era  la  Iglesia  la  que  lo  decía!.  Y si  alguien  hacia  milagros....¡era  el  Diablo!. Algunos  religiosos  no  han  admitido  nunca  que  fuese  Dios  el  que  hiciese  esos  milagros: Según  ellos,  Dios  era  incapaz.  No  hay  pues  que extrañarse  de  que  la  gente  haya  firmado  pactos  con  Satán  ¡era  lógico!. He  ahí  a  lo  que  se  llega  cuando  se  llega  cuando  la  élite  ha  perdido  la  clave  del  verdadero  Conocimiento.....

Diréis: “Si,  pero  si  Dios  es  verdaderamente  Todopoderoso, ¿por  qué  no  viene  a  sacarnos  de  nuestros  sufrimientos  y  de  nuestras  desdichas?. Pues  porque  hemos  puesto  entre  Él y  nosotros  tantas  barreras,  tantas  ideas  falsas y  arbitrarias  que  no  puede  llegar  a  ayudarnos. Y  entonces,  lo  que  queda grabado  en  la  cabeza  de  los  humanos,  es  que  Dios  está  tan  lejos  y  es  tan  inaccesible,  que  no  les  oye,  mientras  que  el  Diablo  está  muy  cerca,  les  oye  y  puede  atenderles.

Es  verdad,  pero  los  humanos  no  saben  que  ellos  mismos  han  puesto  esta  distancia,  este  abismo  entre  ellos  y  Dios.  En  realidad, ningún  ser  está  tan  cerca  de  nosotros,  ninguno  nos  ama  tanto  como  Dios  y  nos  quiere  ayudar  tanto  como  Él. Pero  debemos  desprendernos  de  todo  lo  que  impide  a  este  amor  llegar  hasta  nosotros.

Si queremos  que  el  Sol  entre  en  nuestra  casa,  tenemos  que  tener  las  cortinas  recogidas, de  lo  contrario  no  puede  entrar. Y por  tanto somos  nosotros  los  encargados  de  descorrer  las  cortinas.

De  cualquier  forma,  no  os  imaginéis  que porque  Dios  haya  dejado  al  mal  manifestarse  en  el mundo, ello  signifique   que  no  consigue vencerlo,  ni  sobre  todo,  que  tenga  necesidad  de  que  le  ayuden  los  humanos  como  creen  muchos  cristianos.  ¡Os  dais  cuenta,  que  ayuda,  la  de  los  humanos!.  Puede  que  extrañe, pero  hay  que  decir  que  el  mal  es  necesario  e  incluso  indispensable  para  los  trabajos  de  la  naturaleza,  pues  ésta  sabe  servirse de  él. Lo  mismo  sucede  en  los  laboratorios,  donde  se  necesitan  venenos para  fabricar  medicamentos. El  mal  es  un  veneno  que  puede  matar  a  los  débiles y  a  los  ignorantes,  pero  para  la  gente  fuerte  e  inteligente,  es  una  panacea, les  cura. He  aquí  la  filosofía  de  la  tercera  escuela: utilizar  el  mal.


(Continuará)


Copyright. Orden de Sión+++

 
USER MENU