Templo Oración

En el Templo de Oración, Luz, Paz y Energía, los hermanos de la Orden del Temple oran para ayudar a todo aquel que lo solicite ante cualquier situación personal y/o colectiva.

Donaciones

Como Organización sin ánimo de lucro y de base religiosa, aceptamos donaciones que puedan hacer que nuestra labor continúe diariamente al servicio del Cristo.
(En muchos países este tipo de donaciones tienen deducciones fiscales).

Información Usuario

IP Address
3.239.11.178
United States United States
Explorador
Unknown Unknown
Sistema Operativo
Unknown Unknown

Su Hora

Música

module by Inspiration
El Ciclo De Nuestra Existencia
Publicaciones Orden de Sion - Reflexiones Espirituales
Escrito por María de Aquitania   
Lunes, 28 de Enero de 2013 00:00

 

Autor: Hno. A.L.+

 

En Juan, 4, 35-38, y de manera resumida, se nos aclara cuál puede ser el ciclo de nuestra vida, y si extendemos, por ejemplo a la fabricación del humilde y necesario alimento, que es el pan e indicamos todo el proceso de fabricación como se hacía hace no demasiados años, hasta que aparecieron las maquinarias agrícolas, era como sigue:

1.- Uno dueños compraban el terreno.

 

2.- A continuación se araba el terreno; era tarea dura y difícil,

pues los surcos tenía que ser rectos y paralelos.

3.- A continuación venía una de las tareas más difíciles de realizar,

que era el sembrar con la mano, pues como nos dice

el Evangelio, el sembrador tenía que extender la simiente

de tal forma que cayera dentro del terreno, ya arado, y

de tal forma que los granos tenían que caer de forma bien

extendida, para evitar “calvas” o al contrario, que los

granos cayeran muy juntos, disminuyendo el rendimiento.

 

4.- Regar de tal forma que el agua, bien escaso, se extendiera

por igual por todo el hazado.

 

5.- Segar y formar los haces. Trabajo duro debido a la incomodidad

de la postura y el sol pegando fuerte.

 

6.- Barcinar, que consistía en cargar los haces sobre el carro

reforzado con varales y llevarlo al lugar donde había que

trillarlo, formando lo que se llamaba la parva.

 

7.- Extender la parva y trillar.

 

8.- Una vez trillada, había que rejuntar la para, en forma de

montículo. Era un trabajo desagradable, ya que los tra-

bajadores hacía de parapeto, llegándole el polvo de la tri-

lla hasta el mismo cuello.

9.-Aventar, es decir, echar al viento el grano y la paja, para

separarlos.

 

10.-Meter el trigo en sacos y mediante animales de carga,

llevarlos al almacén correspondiente.

 

11.- Del almacen, llevarlo al molino, para sacar la harina, por

un lado, y el salvado por otro.

 

12.- Del molino llevarlo al panadero, labor que había que hacer

manualmente. Era una labor pesada, puesto que había

que trabajar mucho la masa. A continuación, se llevaba

al horno, encendido con leña, generalmente de pino.

 

13.- Y ya por último, una vez cocido, se llevaba a la tienda pa-

ra su venta.

 

Hermanos, como habéis podido observar, me he detenido, quizá demasiado en las tareas de fabricación del pan, y lo he hecho a conciencia, pues si un alimento tan humilde requiere tal cantidad de trabajo y no fácil de realizar, cuanto de difícil será, incluso para el Padre Celestial el hacer que todo el Universo “funcione” tan increíblemente sincronizado. Supongamos que en las anteriores faenas, resulta que el dueño del terreno no encuentra cuadrilla de segadores; el estropicio es enorme, porque toda la labor se descompone retrasándose peligrosamente el resto de faenas, con la probabilidad de una corta pero intensa “gota fría”, de lluvia.

 

(continuará)

 

Copyright. Orden de Sión

 
USER MENU