Templo Oración

En el Templo de Oración, Luz, Paz y Energía, los hermanos de la Orden del Temple oran para ayudar a todo aquel que lo solicite ante cualquier situación personal y/o colectiva.

Donaciones

Como Organización sin ánimo de lucro y de base religiosa, aceptamos donaciones que puedan hacer que nuestra labor continúe diariamente al servicio del Cristo.
(En muchos países este tipo de donaciones tienen deducciones fiscales).

Información Usuario

IP Address
3.238.116.201
United States United States
Explorador
Unknown Unknown
Sistema Operativo
Unknown Unknown

Su Hora

Música

module by Inspiration
Arraigar En El Amor (II)
Publicaciones Orden de Sion - Reflexiones Espirituales
Escrito por María de Aquitania   
Sábado, 08 de Diciembre de 2012 00:00

Autora: Soror J.G.++

MANSO Y HUMILDE DE CORAZON

Que en el trato con los hermanos seamos prontos a debilidades, enfados, impaciencias, palabras hirientes o gestos irreflexivos es quizá un hecho que hemos aceptado con excesiva facilidad, como consecuencia inevitable de nuestra condición humana, de nuestro temperamento y de nuestros hábitos anteriores. Jesús exige de nosotros en esto una reacción; sin embargo, nosotros decidimos tranquilamente ser “como todo el mundo” en el terreno de las relaciones humanas, en el que somos mas sensibles a la influencia del medio ambiente. Olvidamos en este punto, mas fácilmente que en otros, las exigencias tan fuertes qué , con todo derecho , tiene Jesús con los que ha llamado a ser testigos de su amor. Hemos de renunciar a cuanto hiere el amor y hace sufrir al hermano, a toda actitud de arrogancia y de orgullo más o menos consciente, a la resistencia a reconocer nuestra pequeñez y a ser mansos y humildes de corazón. No nos tenemos que extrañar si faltamos a la mansedumbre, a la amabilidad, a la humildad, porque todo esto se nos escapa a pesar nuestro, y durante mucho tiempo nos pasara lo mismo. Pero lo que Jesús tiene derecho a esperar de nosotros inmediatamente es que tomemos en serio la exigencia de sencillez y de humilde mansedumbre que deben distinguir a nuestras relaciones con todos los hombres. No temáis ser exigentes unos con otros en este punto, y no dudéis en reprenderos mutuamente.

 

Pedid al Niño Jesús la gracia de pareceros a El, de ser “pequeño” como El, “manso y humilde de corazón” como El. Amaos mutuamente, con palabras y obras y no solo con deseos y sentimientos callados. Pero, sobre todo, no so desalentéis por tener siempre que volver a empezar. Dios no espera de nosotros sino esta paciencia animosa en el esfuerzo.

 

Seremos capaces de acoger a Dios en nosotros sin falsas ilusiones, en la medida de nuestro esfuerzo en acoger al hermano. Digo “esfuerzo” y no “exsito”, porque hay en nuestras relaciones con Dios y con los hombres: Dios no necesita de manifestación alguna exterior para leer nuestras disposiciones, mientras que los hermanos no pueden adivinar los sentimientos, aunque sinceros y nobles, que no hemos sabido expresar, por torpeza, timidez o distracción.

 

(continuará)

 

Copyright. Orden de Sión

 
USER MENU