Templo Oración

En el Templo de Oración, Luz, Paz y Energía, los hermanos de la Orden del Temple oran para ayudar a todo aquel que lo solicite ante cualquier situación personal y/o colectiva.

Donaciones

Como Organización sin ánimo de lucro y de base religiosa, aceptamos donaciones que puedan hacer que nuestra labor continúe diariamente al servicio del Cristo.
(En muchos países este tipo de donaciones tienen deducciones fiscales).

Información Usuario

IP Address
3.238.116.201
United States United States
Explorador
Unknown Unknown
Sistema Operativo
Unknown Unknown

Su Hora

Música

module by Inspiration
¿Estás Pasando Por Un Mal Momento?
Publicaciones Orden de Sion - Reflexiones Espirituales
Escrito por María de Aquitania   
Jueves, 14 de Junio de 2012 00:00

Autor: Hno. C.M.+

ROMANOS 8:28 “Y sabemos que para los que aman a DIOS, todas las cosas colaboran para bien, esto es, para los que son llamados conforme a Su propósito.”

Un día, zarpó un barco a alta mar. Iban 20 hombres. Era un viaje de 50 días y entre ellos se encontraba un fiel cristiano, un marinerito de quien todos en la tripulación se burlaban. Una noche estalló el cuarto de máquinas y se hundió el barco. Solo el fiel cristiano sobrevivió al naufragio.
El único sobreviviente del naufragio quedó en una pequeña isla desierta.

Estaba orando fervientemente, pidiendo a DIOS que lo rescatara. Todos los días revisaba el horizonte buscando ayuda, pero ésta nunca llegaba.


Ya cansado, eventualmente empezó a construir una pequeña cabaña para protegerse y proteger sus pocas posesiones.


Un día se fue a pescar y regreso corriendo al ver que se quemaba su choza y no pudo salvar nada. Después de haber perdido todo, anduvo vagando en la isla como sonámbulo, ya sin esperanza. El náufrago estaba confundido y enojado con DIOS y llorando le decía: -“¿Cómo pudiste hacerme esto?”-... y se quedó dormido sobre la hamaca.

Temprano a la mañana siguiente, escuchó asombrado la sirena de un buque que se acercaba a la isla. ¡Venían a rescatarlo!.


Al encontrarse con sus salvadores les preguntó: “¿Cómo sabían que yo estaba aquí?”.

Y ellos le respondieron: “Vimos las señales de humo que nos hiciste...”


Es normal enojarse cuando las cosas van mal, pero por ello no debemos perder la fe en DIOS, porque El está trabajando en nuestras vidas en medio de las penas y el sufrimiento, siempre ayudándonos al crecimiento espiritual y a tener más fe en Él.


Recuerda la próxima vez que tu “pequeña choza” se queme, no pierdas la Fe. Puede ser simplemente una señal de humo que surge de la GRACIA DE DIOS. Por todas las cosas negativas que nos pasan, siempre debemos decirnos a nosotros mismos:

¡DIOS TIENE SIEMPRE UNA RESPUESTA POSITIVA PARA TODAS LAS COSAS NEGATIVAS!


ORACIÓN: Señor, perdóname si dudo y me desanimo cuando me encuentro en problemas que por más que quiero solucionarlos no encuentro solución, olvidándome de que Tú lo das todo y de que siempre estás para ayudarme. Gracias Señor y ayúdame a buscar Tu auxilio y protección. En Tu Santo Nombre, amén.

Copyright. Todos los derechos reservados. Orden de Sión

 
USER MENU