Templo Oración

En el Templo de Oración, Luz, Paz y Energía, los hermanos de la Orden del Temple oran para ayudar a todo aquel que lo solicite ante cualquier situación personal y/o colectiva.

Donaciones

Como Organización sin ánimo de lucro y de base religiosa, aceptamos donaciones que puedan hacer que nuestra labor continúe diariamente al servicio del Cristo.
(En muchos países este tipo de donaciones tienen deducciones fiscales).

Información Usuario

IP Address
3.239.11.178
United States United States
Explorador
Unknown Unknown
Sistema Operativo
Unknown Unknown

Su Hora

Música

module by Inspiration
Desapego. Confianza En La Providencia (II)
Publicaciones Orden de Sion - Reflexiones Espirituales
Escrito por María de Aquitania   
Sábado, 05 de Mayo de 2012 00:00

Autora: Soror S.G.+

Nadie puede servir a dos amos, por que odiará a uno y amará al otro, o bien despreciará a uno y se apegará al otro. No podéis servir a Dios y al Dinero por eso os digo: No os angustiéis por vuestra vida, que vais a comer, ni por vuestro cuerpo que vais a vestir, porque la vida es más que el alimento y el cuerpo más que el vestido. Mirad las aves del cielo, no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros y vuestro Padre Celestial las alimenta.  ¿No valéis vosotros más que ellas?, ¿quién de vosotros, por mucho que cavile puede añadir una sola hora al tiempo de su vida ?. Y del Vestido, ¿por qué os preocupáis?. Mirad como crecen los lirios del campo, no se fatigan ni hilan, pero Yo os digo que ni Salomón en todo su esplendor se vistió como uno de ellos, pues si Dios viste así a la hierba del campo, que hoy es y mañana se la echa al fuego, ¿no hará más por vosotros, hombres de poca fe?. No os inquietéis diciendo: ¿Qué comeremos o qué beberemos o qué vestiremos ?, por todas estas cosas se afanan los paganos. Vuestro Padre Celestial ya sabe que las necesitáis. Buscad primero el Reino de Dios y Su Justicia y todo eso se dará por añadidura, así que no os inquietéis por el día de mañana, que el mañana traerá su inquietud.

Confio en la Providencia, en este punto del camino, al Cruzar la Puerta de Escudera o Amazona, se me dio visión para ver mi vida, sólo como S. G., abogada, con despacho propio, que si concentraba mis energías en el Mundo llegaría lejos y nada me faltaría, dinero, confort, todas las comodidades, mis padres estarían orgullosos de mi, a mi hija, la cuidaría una tercera persona, porque con el trabajo y sola no podría dedicarle todo el tiempo que merece, seguiría llevando a mis espaldas las mochilas de los demás, incapaces de coger el toro por los cuernos y enfrentarse a las consecuencias de sus propias acciones, complaciéndolos en la imagen que cada uno tiene de cómo debe ser mi vida.

Pero he comprendido, al cruzar esta puerta, por muy duro que parezca, que esto es sacrificio mal entendido y que esta vida no es la que mi corazón desea fervientemente vivir, por ello estoy aquí en este momento y en este lugar en Uruguay, en la sencillez, en la humildad, sin lujos, pero rodeada de los 4 Reinos y cada vez más cerca de Dios o el más grande en mi corazón.

He Cruzado la Puerta, la puerta a un mundo extraño, sin expectativas, con el espíritu abierto, una decisión que ha significado romper con los lazos establecidos, dar un paso adelante, aunque existía un abismo, confiando plenamente en Dios, he peleado esta gran batalla, contra la duda, el temor, la culpa, el dolor, el amor a los que amo, el confort y la comodidad de la que gozaba, y el apego, pero merece la pena, por que mi recompensa es el REINO DE LOS CIELOS.

Ahora a escuchar y ver cual es el siguiente paso, EN ESTE SENDERO INIGUALABLE.

ESCUDERO, AMAZONA DE LA ORDEN DEL TEMPLE, NO DUDES en tu Camino, y confía plenamente en la Providencia, que te irá puliendo y haciendo de ti un vaso digno para ser usado por el Altísimo en toda su plenitud, no temas que tu barco vaya contra la corriente, persevera, pues ninguna del Mundo es tán fuerte como para hacer naufragar tu barco cuyo capitán es el Cristo.

Sigue adelante, que el Altísimo sonríe desde el Cielo y continúa guiándote hasta el Santuario.

Y en esta Gran Batalla nunca estarás sólo, por que pertenecemos a la Milicia del Cristo.

Non Nobis.

Copyright. Todos los derechos reservados. Orden de Sión

 
USER MENU