Templo Oración

En el Templo de Oración, Luz, Paz y Energía, los hermanos de la Orden del Temple oran para ayudar a todo aquel que lo solicite ante cualquier situación personal y/o colectiva.

Buscador

Donaciones

Como Organización sin ánimo de lucro y de base religiosa, aceptamos donaciones que puedan hacer que nuestra labor continúe diariamente al servicio del Cristo.
(En muchos países este tipo de donaciones tienen deducciones fiscales).

Mapa Visitas

site statistics

Visitas

 



Visitantes

Hoy: 23
Ayer: 19
Semana pasada: 173
Este mes: 391
Mes pasado: 976
Total: 25552

Países

68.6%UNITED STATES UNITED STATES
16.9%SPAIN SPAIN
3.3%MEXICO MEXICO
2.3%CANADA CANADA
1.1%FRANCE FRANCE


JoomlaWatch Stats 1.2.9 by Matej Koval

Información Usuario

IP Address
107.23.176.162
Canada Canada
Explorador
Unknown Unknown
Sistema Operativo
Unknown Unknown

Su Hora

Música

module by Inspiration

Recommended service:
dating information
La Sabiduría E Inteligencia Espiritual En El Camino De Amor Hacia Dios (III)
Publicaciones Orden de Sion - Reflexiones Espirituales
Escrito por María de Aquitania   
Miércoles, 09 de Octubre de 2013 00:00

Autor: Hno. M.A.R.+



Es verdad, que para mantener ese sentimiento, es necesario que en la base de nuestra vida espiritual haya mucho espíritu de fe. Debe ser una convicción sólida y no un sentimiento pasajero.

Hay que tener presente, que estamos hablando o sólo de etapas sucesivas en el tiempo, sino de aspectos más contemporáneos al crecimiento de nuestra intimidad con Cristo. La segunda etapa, consiste en creer  en la presencia de Jesús como consecuencia de Su amor creador y salvador. ¡Jesús ha resucitado y nosotros lo creemos!.

Jesús subió al cielo en el sentido  de que no tiene ya relaciones directas con la Tierra, con su humanidad, cómo cuando los apóstoles podían verlo y tocarlo; sin embargo, sigue siendo accesible para nosotros, es decir, nos ve, nos conoce y se halla presente en nuestros más íntimos pensamientos y en todos los momentos de nuestra vida.

Eso tiene que ser verdad, porque estamos seguros de Su amor por nosotros, y no podemos concebir que Jesús, si nos ama tanto, no esté presente en nosotros ni tampoco se interese continuamente. Con Su entrega, Jesús nos pertenece enteramente, nos ha convertido en el centro del mundo sobrenatural, en el sentido de que para nuestra vida Divina, nuestra redención y nuestra felicidad eterna, necesitamos no sólo de un fragmento o una parte de aquel mundo sobrenatural, sino ese mundo entero.


(Continuará)


Orden de Sión+++